lunes, diciembre 06, 2010

El hombre masculino (2º Parte)


¿Eres digno de tal nombre?... Este artículo apareció publicado en la versión española de METAL HURLANT, y su autor es Phil Manoeuvre. Esta es la 2º parte, podéis leer la 1ª AQUÍ.


EL HOMBRE MASCULINO Y LA MÚSICA

El hombre masculino no tiene nada contra la música. Ya sea country, o rock´n´roll o rockabilly, incluso tiene una cierta tendencia a apreciar la música, la buena música, mientras se bebe una copa o se da una vuelta en Cadillac con un hatajo de viejos colegas.

Al hombre masculino le gusta la música de peliculas. Cuando está solo, por la noche, se permite reescuchar los temas de "Operación Dragón", "El nido de las águilas" o "El Alamo".

Una discoteca de hombre masculino comprende una base sana: la mayor parte de los discos de Elvis, todo Cochran, todo Gene Vincent. Los albumes de MC5, de los Stooges, de los Stray Cats. Una bonita selección Country (todo Waylon Jennings es obligatorio), Y en el juke-box las siguientes canciones:

"I´m A man", por Chicago; "500% Man", por Boddley; "Ballad of the green berets", por el Sargento Sadler; "Hot Rod Man", por Tex Rubinowitz; "Born to be wild", por Steppenwolf; "Folsom Prison Blues", por Johnny Cash; "Great Balls of Fire", por Jerry Lee Lewis.

¡Pero ya está bien de música!

LA MODA MASCULINA

El hombre vive en un mundo de apariencias. Ninguna otra sociedad se ha construido sobre el rápido juicio del hombre acerca del hombre... Una simple ojeada y ya está. Tienes delante o un Hombre Masculino, o un simple comeyogures.

Demos seguridades al lector en seguida. El hombre masculino pasa todo su tiempo ganando dinero para destinarlo a cosas IMPORTANTES. (El steak del sábado-sabadete en la ciudad, la cerveza, las videocassettes porno, la chopper Harley). A continuación, viene la ropa. Ropas sencillas y rudas son la prueba de eque estáis frente al mundo de los yogures. Y qué importancia tiene que os sintáis hombres masculinos en vuestro fuero interno... si no tenéis la ropa reglamentaria, no seréis más que unos blandengues, unos catetos, ¡unos comeyogures!

Abreviemos. En lo esencial el guardarropa del hombre masculino se resume en un par de botas militares, un par de vaqueros Levis, unas cuantas tee-shirts caquis o negras, el revolver Smith & Wesson, una cazadora vaquera con las mangas cortadas. Para salir por la noche: las mismas botas, vaqueros, tee-shirts, el Smith & Wesson. Se sustituye la cazadora vaquera por un blazer azul oscuro, cuyo bolsillo superior esté adornado con un escudo dorado (por ejemplo, el emblema del equipo olímpico). ¡Cuidado, todo cambia a una velocidad de vértigo! La cazadora de cuero Schott and Bros, que en otra época distinguía al hombre masculino, ha sido robada, adaptada y pervertida, transformada en el último simbolo blandengue. ¡A decir verdad, el hombre masculino actual preferiría estar muerto antes que ser visto con una!

Y dejad los sombreros de cow-boy y las camisas azul-turquesa para los que montan a caballo y trabajan en los alrededores de Dallas, Texas. La corbata, sin embargo, es un medio de señalar en qué acera estáis. También hay que decir que un cuello abierto y una corbata aflojada no os llevarán a ninguna parte. Si no podéis llevar una corbata apretada en un cuello abotonado, ¿por qué no termináis de joder la marrana y os compráis una faldita de flores? ¿Eh?

Además de las corbatas hay otros accesorios básicos de la moda masculina. Nos referimos a las cuchilladas en la jeta, a las tiritas en las cejas, y a los tatuajes.

¡Cuidado con los tatuajes! Se sabe donde empiezan, pero... bueno, ya sabéis. Un brazo tatuado con la inscripción "Mamá" no tiene nada, pero es que nada, de viril. Una mariposa de colores en el anca, tampoco.

No, el hombre preferirá inscripciones más varoniles. Claro, cosas como "Bep Bop A Lula", "esclavo de Satán", "Made in Spain"... Todo adornado de armas fálicas (cuchillos, bayonetas, lanzas), o de animalitos con dientes puntiagudos: tigres, cobras, lobos, gatos monteses, águilas.

Y no vayáis a buscar un tatuador muy fino.

Un tatuaje viril tiene que dar la impresión de haber sido hecho por uno mismo, con una mano temblorosa sobre vuestro brazo (o torso) con una vieja navaja mellada, una botella de tinta china y los ánimos de todos los viejos colegas a lo largo de un fin de semana de desmadre salvaje.

LOS COLEGAS

Por supuesto que el hombre masculino tiene derecho a tener colegas. Aunque, evidentemente, no dependa de ellos. Cuando Alan Ladd se va a cargar a todos los villanos al final de "Shane", no se molesta en pararse a la puerta del saloon para preguntar si hay voluntarios para sanear la ciudad. Y cuando Clint Eastwood limpia las calles de San Francisco de hippies sádicos en "Harry el Sucio" no pregunta nada a nadie, no, a nadie.

Pero "Shane" y "Harry el Sucio" son obras de arte. No hay que equivocarse. Porque hay que distinguir el abismo que hay entre el arte y la vida. En el arte se liquida a los asquerosos hippies cinco o seis veces por película. En lacida, desgraciadamente, rara vez se presentan estas oportunidades.

De ahí, la necesidad de tenr amigos, colegas, troncos. Vivir como un hombre masculino es tan duro en nuestros días, que se recomienda la presencia de amigos. El mismo Gengis Kan tenía una o dos hordas.

Decidís iros de caza, o hacer piragüismo bajando rápidos, o, sencillamente dar una fiesta-cerveza escuchando el último Ozzy (ojo:¡Ozzy!) Osborne en vivo... ¿A quién invitaríais? ¿A las tias? ¡Aaaaaaaah, qué coñazo! Invitaréis a los colegas. A la banda de toda la vida. ¿Queréis cambiar las llantas, montar un cirio, provocar un motín? Nunca llegaréis más lejos que con los colegas de siempre. Y sin necesidad de calentaros el coco buscando distracciones hipercomplicadas... Un fin de semana entre hombres, basado en ver los videos del Mundial, pimplando cajas de cerveza; ese sí que es un método apropiado para devolver al hombre su masculinidad.

EL MENÚ DEL HOMBRE MASCULINO

EL HOMBRE MASCULINO EVITA A TODA COSTA

Chuletas de cerdo con mostaza

Pizza de anchoas

Churrasco / Ensalada de cebolla

Tacos

Chile con carne

Steak muy poco hecho

Setak tártaro

Huevos cocidos con ketchup

Fast food

El requesón

El yogur

Las trufas

Lonchas de ternera con foie-gras

Tortitas con nata

Filete de barbo con acedera

Ensalada loca

El postre de la casa

CONTINUARÁ ....

2 comentarios:

  1. eso de compartir solo con hombres me parece un poco comeyogur

    ResponderEliminar